Truman Capote, a 30 años de su muerte

Han pasado 30 años desde que murió Truman Capote, escritor y  periodista homosexual amante del escandalo, de la controversia y obsesionado con la alta socedad.

 

Si algo no se puede dudar de  Truman Capote es su brillantez. A los 17 años, recién salido de la secundaria, fue contratado por la revista The New Yorker y a los 21 ganó el prestigioso premio O’Henry por su cuento "Miriam". Luego alcanzó la cúspide de la fama literaria con su icónica  novela “Desayuo en Tiffay’s” (1958)  y escribió su obra maestra,” “A sangre fría” (1966) . Sin embargo, la caída de Capote fue tan rápida y espectacular como su ascenso. Al igual que Philip Seymour Hoffman, que ganaría un Oscar interpretándolo, Capote terminó su vida  víctima de la adicción y la celebridad.

La extravagante personalidad y peculiar apariencia de Capote eran tan memorables como su producción literaria. Burbujeantes y mordaz, encandiló a la alta sociedad de Nueva York mientras subía los peldaños hacia el éxito. Abiertamente homosexual mucho antes de que el movimiento por los derechos gay fuera una fuerza a tomar en cuenta, cultivó una reputación de provocador. Pero el amor que sentía Capote por  la fama y la controversia provocó que quedara atrapado en el alcoholismo y el abuso de drogas.

Muchos creen que lo mucho que se involucró en la investigación que tuvo por resultado por resultado “A sangre fría” fue la causa de sus adicciones. Tras  cuatro años de ahondar en el macabro asesinato de Kansas e intercambiar correspondencia con los asesinos mismos, Capote  cambió irrevocablemente: comenzó a beber más y a tomar tranquilizantes para calmar sus nervios.

Después de alcanzar la cumbre sólo queda el descenso y eso fue completamente cierto en el caso de Capote. Sumido en las adicciones –entre las que podría incluirse su necesidad obsesiva de codearse con la alta sociedad- tras la publicación de “A sangre fría” sus amigos, entre los que se contaban Gloria Vanderbilt , Jackie Onnasis  le dieron la espalda cuando publicó "La Côte Vasco 1965".


"La Côte Vasco 1965" apareció en la revista Esquire en 1975, presentando un retrato mordaz de la alta sociedad norteamericana, en especial, la neoyorquina que incluía denuncias apenas veladas de infidelidad y asesinato.  Capote pretendía que fuera la primera parte de una extensa novela de proporciones proustianas que habría de titularse Answered Prayers. El relato fue tomado como una traición y produjo una reacción violenta, que alcanzó su punto máximo cuando Ann Woodward se suicidó debido a que el relato insinuaba que no había disparado accidentalmente a su marido.  La pérdida de sus idolatrados amigos de la alta sociedad alimentó su creciente alcoholismo y abuso de drogas.

Desterrado por la alta sociedad Capote se refugió en la música y las luces del Studio 54, donde se entregaba  cada noche a la cocaína. Su estilo de vida desenfrenado y el fracaso de sucesivos intentos de rehabilitación minaron la relación que había mantenido durante de 35 años con Jack Dunphy y lo destruyeron física y moralmente.

Aunque él se defendía  diciendo que estaba preparando la segunda parte de “Answeres Prayers” la verdad es que dejó de escribir.  Sus últimos años pasaron entre escándalos e ingresos al hospital.  El 25 de agosto de  1984  Truman Capote murió a casusa de problemas hepáticos, flebitis e intoxicación por drogas en la casa de su amiga Joanne Carson.

Para conocer mejor la obra de Truman capote les recomendamos leer 30 años sin Truman Capote y 15 lecciones para cronistas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar